Circuito cerrado. La CFE y ¡adiós al mercado!

No sorprende pero sí asusta. Quien reconozca las pisadas de Don Manuel Bartlett en el sector energético podrá, fácilmente, imaginar a Godzilla en Tokio. Don Manuel es un tipo litigioso. Varios proyectos fueron llevados a juicio a merced de su enjundia. Ya fueran los contratos de servicios múltiples, los permisos eléctricos y mucho más recientemente los gasoductos, Bartlett se ha propuesto la judicialización de su ira política. Es decir, usa los tribunales como una letrina de sus entripados políticos. Hasta ahora, la justicia no le ha concedido la razón. Cuando entabló demandas civiles en contra de los contratos de servicios múltiples, los jueces desecharon sus demandas por improcedentes. En lo que respecta a la observación de nulidad de los permisos eléctricos, que él interpuso ante la Auditoría Superior de la Federación, la Secretaría de Energía, entonces a cargo de Felipe Calderón, respondió con una controversia constitucional, la cual fue resuelta por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en términos desfavorables a sus pretensiones. De nuevo, los tribunales no le reconocieron competencia alguna para impugnar los permisos. Por ende, Don Manuel es a todas luces un señor belicoso pero, al parecer de los tribunales, notoriamente incompetente. Ya en las últimas semanas supimos de sus más recientes eructos sulfurosos en materia de ductos.

CFEMKT (1)

Así se comportaba Manolo cuando era tan solo un molestísimo grillo. Empero, de entonces para acá, Don Manuel devino en algo aun más terrorífico. Él es hoy la cabeza (si es que la tuviere) del aún monopolio en la prestación del servicio público de la energía eléctrica. En cristiano, Bartlett controla el switch de toda la luz en México. Esta vez, Manolo no amenaza con el largo brazo de la justicia. Sino con algo mucho peor; ahora, que tiene el control operativo del gorila de 300 kilos, amenaza con hacer papilla del mercado. Y lo hará de la manera siguiente. Dará el primer golpe bajo con las tarifas de transmisión. Podrá haber privados generando pero se tendrían que tragar su flujo eléctrico, si no cuentan con una tarifa de transmisión competitiva. Suena a que Don Manuel instruirá a la CRE para que revise las tarifas de transmisión a la alza. Qué curioso un mundo en el que un regulado le manda tareas a un regulador. Claramente, se trata de un mundo en el cual desaparece el regulador y, por ende el mercado.

Otro embiste de Bartlett, consiste en no volver a recurrir al sistema de subastas a largo plazo, en las que concurrieron muchos particulares a tarifas muy bajas. Aunque conceptualmente este hecho es lamentable, pues se elimina una manifestación del mercado eléctrico, en los hechos, las Energeeks dudan mucho de la trascendencia de estas subastas. Lo que se perdería, en todo caso, es la posibilidad futura de que estas subastas funcionen. Lo ganado mediante ellas, hasta el momento, ha sido realmente poca cosa.

CFEMKT

Por último, el maquiavélico Manolo sí pretende utilizar los mecanismos de mercado en perjuicio del mercado mismo. Whaaat?!? Según lo que entendemos de su verborrea beligerante, éste pretende crear una sobreoferta de Certificados de Energías Limpias, al incluir a las centrales de generación legadas dentro de este esquema. Por ende, al haber más oferta de Certificados de Energías Limpias, éstos bajarán de precio y así, se mermarán los incentivos para financiar mediante ellos.

Sobre esto último, si no entendieron nada, no se preocupen. Nosotras tampoco.

El paquete económico o la Cajita Infeliz 2020

De entre los gustos culposos destaca aquella cajita del payaso, alta en colesterol repleta de porquerías “grasosas pero sabrosas”. De niños dependíamos del juicio de nuestros padres que usaban a veces la cajita feliz para cuando, por encontrarnos insoportables no nos podían meter en una más grande para enviarnos por vía express a Tombuctú. Ya con la boca muy ocupada con grasas, azúcares, harinas y algún juguetillo armable nos podían archivar aunque fuera un rato. Digamos que la cajita feliz tal vez no lo era tanto para nosotros, sino también para ellos.

El paquete económico que ahora presenta nuestro, poco feliz, Secretario de Hacienda en algo se parece a las cajitas malonas. De tanta chatarra que hay dentro, no resulta tan fácil aquello que podrá ser nutritivo y propicio para el desarrollo económico del país. Es clara la inscripción al programa de los cuida kilos de los Órganos Reguladores, a los cuales no solo se les cortó la grasa, que ya ni tenían, sino que ya están alistados para los juegos del hambre. Qué bueno que los comisionados sílfide como Guillermo García Alcocer y Montserrat Ramiro abandonaron la mesa, o de lo contrario se los hubiera llevado la calaca. Otros más robustos tal vez hubieran aguantado con sus reservas de grasa corporal. No decimos nombres para no ofender a los presentes, o mejor dicho; ausentes.

Cajita Infeliz

Para darnos una idea de la hambruna regulatoria debemos destacar que la suma de los presupuestos de ambos reguladores se redujo casi un 50% de 2019 a 2020. En poco tiempo los comisionados, alguna vez rozagantes, tendrán el aspecto del niño con el pijama de rayas sin ser eximidos de trabajar a marchas forzadas.

Nada que ver con el presupuesto de la Secretaría de Energía, la cual se llevó la más cachetona, con un presupuesto de 47,399.7 millones de pesos. Este monto no es nada despreciable si se asume que las labores de la Secretaría son principalmente administrativas, que no requieren mucho más del uso de la cabeza, lápiz y papel. En cuanto al potencial intelectivo de los funcionarios de la SENER, es clarísimo que lo que la natura non da, el presupuesto non presta. Ora sí, con dinero y sin dinero, seguirá siendo un mugrero.

En cuanto a Pemex y CFE, el aumento de presupuesto del primero es de aproximadamente el 9%, mientras que CFE, como el coronel, no tiene quien le escriba y apenitas le aumentaron poco más del 1% El destino de los recursos de Pemex son muy parecidos a los de siempre: perforación de pozos, yarayarayara; abastecimiento de petrolíferos para todos los mexicanos yarayarayara; inversión en logística, yarayarayara; y no faltaba más, la nunca suficientemente mentada y ya por muchos aborrecida: la Rechinería de Dos Bocas. En CFE sí hay novedades, aquí el contenido del huevito Kinder Sorpresa se llama Internet para Todos. No seremos los mexicanos quienes saboreemos lo dulce de esta golosina sino que cabe la sospecha que será Fat Boy Slim quien se relama los bigotes. Yarayarayara.

Cajita Infeliz (1)

Sin gas y sin luz. ¡Nos vamos por un tubo!

Extraños son los caminos del señor López Obrador, con quien además no estamos mejor. En las últimas semanas, queridos lectores, hemos dado gigantes malos pasos en cuestiones energéticas. Cuando a Pemex le es degradada su capacidad crediticia al grado  de que sus bonos valen literalmente un cacahuate, el presidente anuncia exactamente lo contrario a lo que podría mejorar su capacidad crediticia. Verbigracia, se dieron por extintos los farmouts hasta nuevo aviso. Para los que no han estado en el ajo de la Reforma cabe aclarar que los farmouts son las coinversiones de Pemex con particulares, cuyo propósito ha sido aliviar a Pemex de la carga financiera y de riesgo geológico para los proyectos más caros y más complejos. Con esto volvemos a la propuesta sentimentaloide y no menos boba de que Pemex puede solo; y que si no puede solo no hará nada. La noticia de la suspensión indefinida de los farmouts fue recibida con desconsuelo por lo que sostenemos que Pemex necesita ayuda, mucha y de los mejores. Ningún mexicano en su sano juicio podría sentenciar a Pemex a pudrirse solo pero con semejantes medidas dudamos que alguien pueda ayudarlo. 

 

Y una vez recibidas las malas noticias sobre Pemex, en los últimos días resonó una muy mala noticia desde la hermana república de Yucatán. Según el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) la bella tierra bosha iba a sufrir desabasto de energía eléctrica, en particular por el desabasto del gas natural requerido para alimentar la central eléctrica Mérida III. ¡Bomba! A las cuantas horas, el mismo CENACE desmintió su dicho, llamándolo infundado. A la opinión pública el CENACE, dijo del CENACE, que había dicho puras mentiras. Que no habría apagón alguno en la península de Yucatán por estar el problema de abasto de combustibles para la generación eléctrica debidamente resuelto. Luego cabe preguntarse ¿a quién le creemos? Al CENACE que miente o al CENACE que dice que el CENACE miente. Sin embargo, como no sabemos cuál miente pues mejor no le creemos a nadie. En la mañanera siguiente, envuelto México en la perplejidad de las mentiras y los desmentidos, salió el presidente a alimentar nuestra confusión. En esta ocasión, AMLO anunció la construcción de una central eléctrica para impedir los apagones. Cuando tuvimos a bien opinar sobre esta solución, con gran desconcierto afirmamos que no es la planta de generación lo que falta, sino el tubo para llevar el gas a la planta Mérida III y la infraestructura de transmisión para llevar la electricidad de la misma planta a los centros de consumo. Así el primer mandatario anunció que resolvería el problema con lo único que no es requerido: una planta de generación. Curioso es que Andrés Manuel haya anunciado la construcción de una planta, cuando lo que se necesita es combustible, un tubo para hacerlo llegar y redes para que el flujo eléctrico viaje. ¿Quién asesora al presidente? Se nota que quien lo informa es la señora Secretaria de Energía.

Marino

Y hablando de tubos, el presidente y su equipo pusieron la cereza en el pastel. Justo acaban de terminar la construcción del ducto marino del Sur de Texas a Tuxpan pero ahora la CFE se resiste a emitir la aceptación de la obra, en tanto la empresa no acepte la modificación de algunas cláusulas del contrato de transporte, que le dan derecho a estas empresas a ciertos pagos, que conforme al contrato, CFE les debe. De hecho, los medios han reportado que CFE ha demandado a las empresas por la vía del arbitraje internacional comercial, la nulidad de estas cláusulas. Así resuelve nuestro gobierno la escasez de gas y de infraestructura de transporte, demandando a las empresas que están listas para dárnoslos. Las rabietas de Bartlett causarán que el país se vaya por un tubo. Todavía estamos muy lejos de ver la luz al final del túnel. 

Marino (1)

The End.

El comal le dijo a Lozoya: Andrés quema pero no tatema.

En náhuatl cabeza se dice tsontekomatl, cuyo sentido textual es olla con pelos. Así pues, cabe preguntarse ¿qué pasaba en la olla de Lozoya al urdir tantos estropicios? El mirrey, que por gajes del destino devino petrolero, ha invadido las ocho columnas de los medios nacionales por las historias sobre su tardía y repentina persecución por el largo brazo de la justicia. Sigue siendo dudoso que éste lo alcance. Sin saber con certeza si Emilio tiene un pacto con el diablo, es muy llamativo lo intocable que se ha mantenido. Muchos de los que habitamos el ecosistema energético, y otros más que viven fuera de él, nos hemos preguntado: ¿con qué aceite está ungido Emilio que de todas se escapa y todas se le resbalan? Memorable fue el momento en que Emilio, palabras más, palabras menos, en el contexto de una conferencia con su abogado, increpó a los periodistas a que lo esculcaran si tan convencidos estaban de sus felonías.

Fueren felonías o delitos, Milo ahora recibe lo pedido. Y no son los periodistas quienes lo persiguen, sino el aparato de justicia ahora encarnado por la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, la Fiscalía General de la República y con una senda orden de aprehensión recién salida de un juzgado. Y aún así, algunos estamos dudosos de que el comal le ha dicho a Lozoya “Oye, ya vamos por tu olla con pelos”. En otras palabras, que ahora sí rodarán las cabezas de Emilio y de todos sus cómplices. ¿Por qué lo dudamos? En primer lugar, porque pasan los años y nadie le ha podido tocar un pelo a la olla de Lozoya. En segundo, porque se nos antoja una coincidencia, que justo se da este estertor, cumplidos los primeros seis meses del mandato del presidente de la honestidad. En tercer lugar, por la cantidad de pitazos y errores procesales, que casualmente se dieron para que acto seguido Lozoya, a través de su maléfico abogado, pudiera oportunamente interponer un amparo para suspender su aprehensión. En cuarto, el acto al que se vincula una conducta delictiva no tiene nada que ver con la saga de Odebrecht; se trata “únicamente” del “pecadillo” cometido en la compra de una planta inútil de Altos Hornos de México. Al ser así, Peña podría cruzar el fango sin ensuciarse las suaves plantas de sus pies. En cambio, los que sí podrían sentir el fango hasta el cuello son algunos de los personajes estelares en el Consejo de Administración de Pemex. Nos referimos a los otroras secretarios de Energía y de Hacienda. Otros consejeros “de menor rango” podrían ser citados a declarar. Ya veremos si dentro del presunto “pacto de impunidad” se permite citar a comparecer a tan distinguidos políticos priístas.Comal

Por otra parte, han sido notables las metidas de pata que recuerdan tanto a los Gordillazos y a los entuertos en torno a Duarte. Es jurídicamente dudoso que la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda procedió conforme a derecho al ordenar el bloqueo de las cuentas de Lozoya cuando la Fiscalía aún no había ejercido la acción penal. Por esta razón, la Corte ha entrado al estudio de esta medida. Sobre estos yerros podríamos cuestionar si fueron hechos intencionalmente, de tal suerte que, a pesar de perseguido, Lozoya salga bien librado. De ser así, todas las imputaciones hechas al pecoso picarón habrán sido una zarzuelita en la que los mexicanos le aplaudimos a este gobierno la persecución de los malosos. Entonces, ¿qué le dijo el comal a Lozoya? Andrés quema pero no tatema.

Esas malditas lutitas. ¿Qué hacer con el fracking en México?

Ni el mismo presidente sabe de qué habla cuando habla del fracking, que en cristiano se llama fractura hidráulica. Citamos a continuación su sentido pesar hacia aquella práctica maléfica: “A lo mejor por la inercia se estableció el uso de esa tecnología para la extracción del petróleo o gas. Pero no se va a usar, es un compromiso. Somos ambientalistas, de verdad, auténticos”. Eso es cuando el presidente nos habla de frente, sin embargo en las catacumbas del presupuesto de egresos de la Federación, presentado por su gobierno y aprobado por su partido, nos encontramos que el presidente sacó el sombrero para fondear la fractura de la Madre Tierra con un monto de  3,351 millones de pesos para este año y de 18,310 millones de pesos como inversión total. ¿Qué tendrá entonces más peso? Lo que el presidente en un arrebato ecolofresa pontifica o la lanota pública para estos efectos asignada.

Independientemente de las filias y las fobias que podamos sentir hacia esta controvertida técnica extractiva hay datos que llevan a la conclusión de que ésta no es viable en territorio Mexica. La falta de condiciones de infraestructura, agua y seguridad pueden impedir el desarrollo de los recursos no convencionales en México, más que todas los videos de Julieta Venegas puestos juntos. El video aquí se los dejamos, pero las razones también.

https://www.youtube.com/watch?v=v1Yu_h_nc_Q

Los derechos de propiedad en Estados Unidos, que casualmente es la única tierra de donde se han cosechado numerosísimos barriles de no convencionales, tienen un marco jurídico notablemente amable. Para contratar los derechos de acceso a la tierra donde existen sendos recursos basta abordar al propietario y proponerle firmar un contratito muy sencillo por el cual tendrá acceso al terreno y a los recursos en el subsuelo. Punto. Aquí, en tierra Mexica, la Secretaría de Energía primero tiene que incluir las áreas en las licitaciones exploración y producción; luego la CNH tiene que convocar a las licitaciones que correspondan, puesto que se trata de un recurso que es propiedad de la Nación; tras todo un proceso en que las empresas tienen que precalificar, calificar, presentar una propuesta  y ganar entonces; apeeenas empezamos a divisar el proceso exploratorio en el horizonte así, para cuando las empresas en México producen su primer barril no convencional, el mundo ya dio 365 vueltas y la industria con él. Más aún, ¡aguas con el agua! Para perforar un pozo se usan entre 9,000 y 29,000 metros cúbicos de agua, que en las zonas de Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y Veracruz, escasamente tenemos. En Estados Unidos los recursos también suelen concentrarse en zonas áridas, sin embargo las empresas de ese país han invertido sustantivamente en sistemas hídricos y de tratamiento de aguas, no solo para bombear el agua a los pozos, sino también para evitar el uso del agua para destinos no humanos. Lo que sí hay mucho en tierras mexicas y en particular en las zonas arriba mencionadas es inseguridad. Por alguna extraña razón en nuestro país donde hay luttitas hay narcos. Y si algo atrae a los narcos es la actividad económica y más aún la que es muy rentable. Por estas razones podría ser que al final el negocio del shale sea más rentable para los malandros que para las empresas.

Amén de estos excesos y carencias es un hecho comercialmente comprobado que no vale la pena invertir en la extracción de no convencionales cuando el barril de petróleo está por debajo de los 100 dólares. Las cuentas no nos salen. Y por si eso fuera poco, también está el hecho técnicamente comprobado de que no hay recuperación secundaria en la extracción de las lutitas y que su tasa de recuperación es baja. ¿Qué queremos decir las Energeeks con este rollo? Que lo que saques por primera vez será todo lo que saques. Y lo que sacas no será gran cosa respecto de todo lo que hay en el hoyo. Ni los entusiastas, ni las plañideras del fracking tienen mucha razón de ser. Los primeros pueden aquietar su fervor porque en México no existen las condiciones para que el fracking sea viable. Los últimos deberían enfocar su energía hacia la salvación de los ositos en el Ártico porque aquí no habrá fractura hidraúlica. Y si no hablamos con verdad, que la Nación nos lo demande.

Ladrón que roba a ladrón tiene más margen que perdón. ¿Quién gana con la gasolina?

Así como el dedito sirve para nombrar, también el dedito sirve para culpar. En las últimas semanas la magia presidencial hizo de bobos, comisionados y de gasolineros, ladrones. Tanto los nombramientos como las acusaciones son igualmente irresponsables. En la entrada pasada hablamos de los primeros. Toca ahora hablar de los últimos.

Antes de decidir quien realmente se lleva nuestro queso, es honesto confesar que en realidad es imposible saberlo. La información accesible no permite determinar a ciencia cierta si son los gasolineros las ratas que se llevan el queso o si son los piperos. Para eso, tendríamos que saber no únicamente el precio al que Pemex le vende el combustible al distribuidor, sino también el costo de transporte de la última milla, en la mayoría de los casos prestado por el primero. Es decir, después de que el distribuidor le paga a Pemex el elixir petrolífero, aún tiene que pagar el costo de llevarlo a la gasolinera donde, además de gasolina, te surtirán sendos corajes como consumidor.

Aquí el punto es que el presidente, al señalar el diferencial entre el precio de venta de Pemex al gasolinero y el precio final de la gasolina al usuario, omitió que hay de por medio un precio a pagar por el transporte, que es el negocio del pipero. Si hay un diferencial, entre 4 y 5 pesos, de lo que paga por la gasolina y el precio al que la vende, no sabemos cuántos pesos de esos 4 o 5 se lleva el pipero o el gasolinero. ¿Parece trabalenguas? Lo es. Para saber cuánto realmente se lleva cada quien, habría que también calcular cuánto de eso se lleva papá gobierno. A partir del estímulo fiscal aplicado por nuestro dadivoso presidente se restó 1.50 pesos por cada litro de gasolina magna y para la premium de 70 centavos. Esto quiere decir que prácticamente se mocharon con todo el IEPS dentro del precio de la gasolina para que éste bajara. Sin embargo este se mantuvo arriba. Es por esta razón que el presidente se enchiló. ¿Cómo es posible que al quitar en su totalidad un impuesto el precio no baje? Si no es el gobierno, ¿quién se está llevando nuestro queso? Y resulta que es cómodo decir que los gasolineros, en particular los privados y los extranjeros, huelen feo.

No saldremos a defender a los gasolineros porque les sobran garras para hacerlo solitos. Empero, es lícito señalar a otros apestosos. Los piperos de la última milla han tenido un negocio espléndido en el mercado del expendio al menudeo de gasolinas. Los piperos son de chile, mole y pozole. Son particulares, pero también hay de Pemex. Además el manejo del negocio de las pipas de Pemex lo tiene el archimentado y nunca suficientemente aborrecido liderazgo sindical de Petróleos Mexicanos, cuyo lucro es tan viscoso como el más pesado de los crudos mexicanos. Como vemos, el negocio de la gasolina en México huele a ratatouille.

Moraleja: todos podemos robar.

De CRE-yentes a CRE-tinos

Más le hubiera valido a la Comisión Reguladora de Energía permanecer en el anonimato que pasar a la ignominia. Por la comparsa en la designación de la última camada de comisionados el público volvió a fijarse en la por siempre ignorada, nunca suficientemente desconocida Comisión Reguladora de Energía. Para recapitular esta muy desdichada crónica recordemos la entrada número 13 de Energeeks en donde narramos los acontecimientos entorno a las comparecencias para comisionados de la CRE cuyos resultados dejaron un sabor tragicómico en los labios de los mexicanos. Pues bien, conforme a derecho el presidente puede enviar un nuevo juego de ternas para una segunda comparecencia luego de la cual, si los candidatos son rechazados, el titular del poder ejecutivo podrá hacer una designación directa para estos cargos. Para sorpresa de algunos y no la de otros, el presidente recicló a los mismos candidatos pero en diferentes ternas. En el sentido más clásico de la expresión, fue la misma gata pero revolcada. Y si de revolcadas hablamos esto fue lo que sucedió en esta segunda comparecencia. Los revolcaron a todos o se revolcaron solitos. En una profecía autocumplida los candidatos del presidente volvieron a tronar sus párvulos exámenes, cuyas preguntas debemos subrayar tampoco eran idóneas para expertos en dirigir conductas económicas en mercados regulados. No hubo aprobación de la cámara alta para el nombramiento de estos personajes por lo cual  el presidente sacó su dedo y estampó su huella. Porque él dijo “Quedan porque quedan”, quedaron los que quedaron. Y por eso estamos como estamos.

El procedimiento en el senado dejó muy satisfecho al presidente, quien se refociló con el rechazo a sus candidatos como si se tratara del máximo suspiro del aliento democrático en México. Cuando una senadora propone nombres, como Rosa Melcacho a la usanza de los pubertos, sabemos que la oposición en lugar de estar madura aún sufre de barros y espinillas. A preguntas bobas de los senadores siguieron respuestas proporcionalmente lastimosas de los candidatos. ¿Esto es digno de celebrarse?

Bobos como fueren los senadores, el procedimiento tiene su lógica. Cuando al presidente se le rechaza una terna o las que presentare, como fue el caso, a éste se le debe de dar la oportunidad de presentar otra más. El sentido de esta segunda oportunidad no es únicamente para el presidente, sino también para el senado para que éste revise otro elenco de candidatos. Sin embargo, este elenco no cambió y el senado no tuvo segundas opciones. El presidente se encaprichó con sus candidatos como adolescente. Tan se encaprichó que no esperó un día más. Enseguida palomeó la designación directa.

Hágase mi voluntad.

Quien suponga que el presidente desde un inicio, y con lujo de todo cálculo, designó a los candidatos para que fueran rechazados dos veces para que luego pudiera designarlos directamente, le dan demasiado mérito. En cambio, nosotras pensamos que por su profunda ignorancia de lo que hace un regulador, y de éste regulador en particular, Andrés Manuel sincera y, desde el fondo de su alma, realmente piensa que estos son los candidatos idóneos para el puesto. Eso es más alarmante que elucubrar que eligió a una manga de cretinos para manipularlos.

A 10 días de los 100 días. El “NO” del sector energético.

Tal vez sea este el sexenio más largo y cruel para el sector energético. Después de un gobierno que le dijo “SÍ” a todo, incluyendo la corrupción y la ingobernabilidad, tenemos ahora uno que sostiene una tendencia negativa: No hay gasolina, No hay licitaciones, No hay subastas, No hay plan para Pemex y aún no hay comisionados. El tren se descarriló tan rápidamente como arrancó y ahora solo queda el tren Maya y el tren del mame. En lugar de proyectos y de oportunidades tenemos señalamientos, acusaciones y promesas de que desaparecerá la ilegalidad y la inmoralidad en lo que fue un bastión de infamia neoliberal.

Hagamos un recuento de lo más relevante hasta ahora. Iniciamos la Cuarta Transformación con la cancelación de las licitaciones 3.2 y 3.3 de la CNH en el entendido de que no habría más contratos que otorgar en tanto los vigentes no lleguen a producir. NO más contratos por el momento. Luego tuvimos un año nuevo poco próspero por el desabasto de gasolina. También se nos dijo “NO habrá gasolina hasta que se detenga el robo de combustible”. De nuevo hubo una negativa hasta que sobreviniera un resultado positivo. Acto seguido se anunció la suspensión de las subastas eléctricas pues CFE ya NO puede continuar contratando generación de terceros cuando tiene sus propias centrales. Por lo tanto ya NO habrá fuentes de generación con energías renovables porque están en desuso las plantas que usan carbón y combustóleo. Otra vez se cambió de rumbo hacia un destino al menos incierto.

Unos que se han negado categóricamente a montarse en este tren han sido los comisionados de los reguladores que ni lentos ni perezosos abandonaron su cargo. Incluso antes de que tomara la silla Andrés Manuel López Obrador, Juan Carlos Zepeda anunció que dejaba la suya en CNH y pocos días después Héctor Acosta también cedió la suya. De la CRE salió por patas Neus Peniche seguida por Marcelino Madrigal y Montserrat Ramiro. Peniche fue capturada por la SENER como “enlace” entre la dependencia y los reguladores. Que una comisionada acceda a un encargo como subordinada de la Secretaria solo habla de la depreciación del título. En los últimos días supimos que renuncia Gaspar Franco de CNH. ¿Cómo se llamó la película? Comisionados en fuga.

Ya NO tendremos comisionados por algún tiempo y quién sabe por cuánto más tendremos comisiones. Es previsible que no sea por mucho porque ya NO habrá mercado.

Mientras había desbandada de comisionados, Bartlett anunció que ya NO habría abusos en contra de CFE por lo que ésta ya NO pagaría las contraprestaciones de los contratos leoninos celebrados con los transportistas. Al decirlo le dio por mencionar a una sarta de presuntos saqueadores de la patria, que alguna vez se desempeñaron como funcionarios públicos, pero que ya NO lo son. Algunos desde hace 25 años. Don Manuel lanzó acusaciones que podría haber hecho en el pasado; en un tiempo que ya NO es.

Otro que fue zarandeado en el oleaje de nuestra corriente moral fue Guillermo García Alcocer quien, sorprendentemente, SÍ aún es presidente de la CRE. Este invicto ha sorteado imputaciones gravísimas, incluso de lavado de dinero por ser él un pariente lejano de un sujeto cuya identidad desconocemos pero sabemos que NO es Guillermo García Alcocer. Los asesores legales del presidente deben prevenirlo de que uno NO paga por las conductas ajenas. Hay que perseguir a quienes cometen los delitos y a los que NO pos NO.

¿NO?

Lo que NO queda claro es el SÍ del presidente en lo que se refiere al Sector Energía. Tenemos la vaga idea de que Pemex y CFE volverán  con enjundia pero NO sabemos cómo ni cuándo. Pemex, la empresa petrolera más endeudada del mundo NO contratará deuda pero tampoco se asociará con particulares. Esto pone una presión insoportable a un gobierno que se compromete a gastar mucho cuando NO tiene dinero.

¿O SÍ?