Los votos de pobreza de Pemex y CFE

Nuestras empresas productivas del Estado andan ordenadas, más no por su impecable régimen empresarial, sino por su parecido con las Carmelitas descalzas. Las empresas de propiedad pública no tienen forzosamente que ser miserables. Sin embargo, las nuestras parecen fieles a su voto de pobreza. Como si el lucro fuera pecado capital, Pemex y CFE  invariablemente se descapitalizan. ¿Esto las hace libres de pecado?

Votos CFE (1)

Los resultados del tercer trimestre de 2019 apuntan a su voto de precarización. En algunos aspectos, nuestras empresas mártires se encuentran en términos relativos en peores condiciones que durante el sexenio de Peña; mientras que en otros, muestran algunas mejoras. Lo importante es no engañarse, y no perpetrar las falacias que se repiten como Aves Marías en el rosario. Cada sexenio, este dúo fatídico sale mal en sus resultados, los cuales, invariablemente, gozan  de alguna justificación oficial. La administración en turno nunca será la responsable de los números rojos. Culparán a la noche, culparán a la playa, culparán a la lluvia o será que nunca amaremos como se debe a nuestras martirizadas empresas públicas.

Pero baste de rollo, hablemos de los números duros. En lo que a CFE respecta, ésta registró una caída del 73% del resultado neto, respecto del reportado en el tercer trimestre de 2018. PEEERO Don Manuel Bartlett, su flamante CEO, ya explicó que en los resultados globales, de enero a septiembre, CFE de hecho, está más sanita que el año anterior. Mientras que de enero a septiembre de 2018 CFE tocó números rojos, con una utilidad neta de -30.1 mil millones, este año CFE obtuvo una jugosa ganancia de 2.2 mil millones. La ganancia suena jugosa para quien acostumbra morirse de hambre. He aquí prueba fehaciente de que CFE cumple con los más fervientes votos de pobreza. Como dijera el buen San Francisco de Asis, santo patrón de los animalitos pero también de la austeridad, CFE necesita poco y lo poco que necesita, lo necesita poco. De ahí, la humilde y triste figura de nuestra empresa eléctrica nacional.

Votos CFE

El cuento de Pemex es igualmente frugal. Por vocación, Petróleos Mexicanos debe ser la única empresa de la orbe que se niega a ser rica por convicción. Pemex es orgullosamente una empresa de pobres, para pobres, donde los únicos ricos son sus funcionarios. Para constatarlo, de nuevo, baste ver sus resultados del tercer trimestre de este año. En este periodo, Pemex perdió 87,359 millones de pesos. Sin embargo, el Director de Finanzas: Alberto Velázquez, describió esta situación como un “sólido” crecimiento en las cifras de producción. Esto no es entendible cuando la producción de petróleo crudo cayó 6.7% en términos anuales. No obstante, Velázquez, fiel seguidor de Paulo Coelho y fiel integrante de los optimistas, afirmó que existen expectativas muy sólidas de un repunte en la producción de crudo en el cuarto trimestre de este año, gracias a la incorporación de nuevos desarrollos iniciados en tiempo récord en esta administración. Como bien dijo Jesús en el evangelio: La verdad nos hará libres. Ya veremos si sus perspectivas halagüeñas se cumplen. Lo más probable es que la verdad nos haga pobres

FIN

El hoyo negro de Oro Negro.

El Mossad está de moda. O acaso, tal vez,  está de moda lo que los mexicas pensamos qué es el Mossad. En la imaginería nacional, figura la noción de que el Mossad hace de todo: buscar a la mamá de Luis Miguel, entrenar narcos, intervenir conversaciones de corruptos, desenterrar víctimas de los sismos, ser objeto de deseo por la misma razón y vender falafel. Cuando en realidad, el Mossad es el grupo de inteligencia más especializado en Israel y sus tareas distan mucho de las recién mencionadas. 

Oro Negro.png

Esta vez, los israelíes (no confundir con judíos) vuelven al reflector por su participación en la archi misteriosa empresa denominada Black Cube. La cual, según información pública, está conformada por ex integrantes del servicio secreto israelí, verbigracia, el Mossad. En este caso, Black Cube, contratada por la empresa Oro Negro, tuvo la audacia de grabar conversaciones asaz comprometedoras donde se menciona a figuras del gobierno de Enrique Peña Nieto, como el ya muy mentado Emilio Lozoya, el legendario Carlos Morales Gil, alias el güero, y el archi maléfico, nunca suficientemente detestado, Froylán García. En torno a Froy, todo el sexenio pasado nos reunimos en el más concurrido lavadero. No había tertulia, reunión, brindis, maridaje o simple charla de pasillo en donde de repente no se comentara que Froylán, en lugar de coordinar una dirección, era en realidad el manager de una casa de citas, en las que un encuentro vis a vis con Lozoya podía costar hasta decenas de miles de dólares. Tan comentado era el punto que circula una historia por ahí de una abogada del sector, que al tomar un taxi hacia Marina Nacional, desde un punto cercano a ésta, fue interrogada por un aún más curioso taxista sobre la identidad de Froylán. “Oiga seño y usted que va seguido a Pemex, ¿Quién es el famoso Froylán?” No sin asombro, esta abogada le respondió al folklórico chofer: “Y usted, ¿de dónde sabe de Froylán?” “Ah” dijo el taxista: “Es que el otro día llevé a unos extranjeros también a la torre de Pemex, y como ya le medio masco al inglés, llegué a entender que estaban enchiladísimos porque un tal Froylán les había cobrado una millonada por la cita con su jefe.”

Black Cube ¡ni madres! Menos hubiera gastado Oro Negro por sacarle la sopa a un taxista capitalino.

Oro Negro (1)

No hay que confundir la costra con la osa, ni con la cosa nostra. Que supure la pus de las heridas de Pemex en esta coyunturanes más una venganza política del gobierno que se aprovecha de la controversia entre Oro Negro y nuestra petrolera. No es necesario recurrir al Mossad, pues ha sido un secreto a voces en el lavadero petrolero, que más mugre ha corrido por Pemex Exploración y Producción que por el drenaje profundo de la Ciudad de México. A Oro Negro, que ahora se encuentra ante una situación incómoda con Pemex, no lo exime de haber sido su contratista por décadas y también a cambio de cantidades astronómicas. Eso es dar chapopote con el dedo. Si las grabaciones de Black Cube incluyeran a todos los contratistas de Pemex, es muy probable que la empresa de Gil White quedara bien salpicada. Gil White would be the new black!

Circuito cerrado. La CFE y ¡adiós al mercado!

No sorprende pero sí asusta. Quien reconozca las pisadas de Don Manuel Bartlett en el sector energético podrá, fácilmente, imaginar a Godzilla en Tokio. Don Manuel es un tipo litigioso. Varios proyectos fueron llevados a juicio a merced de su enjundia. Ya fueran los contratos de servicios múltiples, los permisos eléctricos y mucho más recientemente los gasoductos, Bartlett se ha propuesto la judicialización de su ira política. Es decir, usa los tribunales como una letrina de sus entripados políticos. Hasta ahora, la justicia no le ha concedido la razón. Cuando entabló demandas civiles en contra de los contratos de servicios múltiples, los jueces desecharon sus demandas por improcedentes. En lo que respecta a la observación de nulidad de los permisos eléctricos, que él interpuso ante la Auditoría Superior de la Federación, la Secretaría de Energía, entonces a cargo de Felipe Calderón, respondió con una controversia constitucional, la cual fue resuelta por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en términos desfavorables a sus pretensiones. De nuevo, los tribunales no le reconocieron competencia alguna para impugnar los permisos. Por ende, Don Manuel es a todas luces un señor belicoso pero, al parecer de los tribunales, notoriamente incompetente. Ya en las últimas semanas supimos de sus más recientes eructos sulfurosos en materia de ductos.

CFEMKT (1)

Así se comportaba Manolo cuando era tan solo un molestísimo grillo. Empero, de entonces para acá, Don Manuel devino en algo aun más terrorífico. Él es hoy la cabeza (si es que la tuviere) del aún monopolio en la prestación del servicio público de la energía eléctrica. En cristiano, Bartlett controla el switch de toda la luz en México. Esta vez, Manolo no amenaza con el largo brazo de la justicia. Sino con algo mucho peor; ahora, que tiene el control operativo del gorila de 300 kilos, amenaza con hacer papilla del mercado. Y lo hará de la manera siguiente. Dará el primer golpe bajo con las tarifas de transmisión. Podrá haber privados generando pero se tendrían que tragar su flujo eléctrico, si no cuentan con una tarifa de transmisión competitiva. Suena a que Don Manuel instruirá a la CRE para que revise las tarifas de transmisión a la alza. Qué curioso un mundo en el que un regulado le manda tareas a un regulador. Claramente, se trata de un mundo en el cual desaparece el regulador y, por ende el mercado.

Otro embiste de Bartlett, consiste en no volver a recurrir al sistema de subastas a largo plazo, en las que concurrieron muchos particulares a tarifas muy bajas. Aunque conceptualmente este hecho es lamentable, pues se elimina una manifestación del mercado eléctrico, en los hechos, las Energeeks dudan mucho de la trascendencia de estas subastas. Lo que se perdería, en todo caso, es la posibilidad futura de que estas subastas funcionen. Lo ganado mediante ellas, hasta el momento, ha sido realmente poca cosa.

CFEMKT

Por último, el maquiavélico Manolo sí pretende utilizar los mecanismos de mercado en perjuicio del mercado mismo. Whaaat?!? Según lo que entendemos de su verborrea beligerante, éste pretende crear una sobreoferta de Certificados de Energías Limpias, al incluir a las centrales de generación legadas dentro de este esquema. Por ende, al haber más oferta de Certificados de Energías Limpias, éstos bajarán de precio y así, se mermarán los incentivos para financiar mediante ellos.

Sobre esto último, si no entendieron nada, no se preocupen. Nosotras tampoco.

De tal Talos, tal astilla. ¿Quién debe operar Zama 1?

Los que de una manera u otra pertenecemos o somos afines a creencias míticas mediterráneas, conocemos el llamado “mal de ojo”. Cuando por azares del destino poseemos algo muy envidiable tememos que algún codicioso lo taime con solo mirarlo. De ahí que en las zonas donde pululan personajes mediterráneos es posible encontrar, entre otras chácharas, colgajos, dijes o llaveros con un ojo azul, por lo general hecho de vidrio. Estos ojos los vemos en coches, cunas, caballos e incluso, en los cuellos de mujeres hermosas para ahuyentar a los envidiosos. Talos Energy debió haber colgado uno en la boca del pozo Zama.

Mal de ojo

Zama-1 ha sido, junto con Amoca de Eni, el pozo más cacareado por las autoridades energéticas del gobierno de Enrique Peña Nieto. En el afán de presumir las bondades del modelo abierto, la Secretaría de Energía puso un reflector muy grande sobre este descubrimiento. Ahí comenzó una polémica importante sobre a quién le correspondía el mérito del hallazgo. La comentocracia estaba dividida por tratarse, según el mismo dicho de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, de una zona harto explorada por Petróleos Mexicanos. De tal suerte, algunos argumentaron que Talos no requirió grandes esfuerzos para lograr el hallazgo, toda vez que ya contaba con información geológica sustantiva proveniente de Pemex. Otros alegaron que, al no requerir Petróleos Mexicanos dicha área en la Ronda Cero, podemos decir que Pemex voluntariamente renunció a su derecho de explorarla y explotarla. Por estas razones esta área quedó en manos del Estado y fue licitada y luego ganada por el consorcio de Talos, Sierra y Premier que han sido proclamados descubridores de un pozo milagroso.

La alharaca en torno a Zama puso en guardia incluso a funcionarios del gobierno de Peña. CNH reiteró la afirmación de Talos de que se trataba de un descubrimiento en el sentido estricto. Luego de la declaración del órgano regulador, el mismo Pepe Toño González Anaya declaró que no era un descubrimiento como tal, porque Pemex ya sabía de la existencia de esos recursos pero no de su magnitud. luego, Burundanga (Pemex) le respondió a Muchilanga (CNH) que no solo sabía de la existencia de esos recursos, sino que el pozo había tocado un área de asignación perteneciente a Pemex. Insistimos: Talos debió haber colgado su ojito azul de vidrio en la boca del pozo de Zama. El mal de ojo estaba echado.

Mal de ojo (1)

De los reclamos de Pemex de que se trata de un yacimiento compartido surgió la idea de celebrar uno de los nunca suficientemente abominados e invariablemente dolorosos, contratos de unificación de yacimientos. Un contrato de tal naturaleza suele obligar a empresas muy disímbolas y con prácticas corporativas potencialmente incompatibles a volverse socias de un proyecto. Es algo así como un matrimonio de conveniencia pero con petróleo de por medio. Las partes se juntan porque les conviene pero no necesariamente porque se aman. El petróleo que hay de por medio es lo que los une pero nada más. En un contrato de unificación de yacimientos se elige a un solo operador para llevar las operaciones conjuntas. El sentido común dictaría que, ya que Talos ha sido el operador que descubrió el potencial real de los recursos, éste mismo debería ser el operador designado. Cuando se unifica un yacimiento, la práctica internacional dicta que no es necesariamente la parte con mayor interés económico la que debe ser el operador, sino la parte más diligente. Claramente a nuestro juicio si Pemex renunció al área en la Ronda Cero, por ignorar su potencial y Talos lo descubrió, es este último el que debe ser considerado como el más diligente. Sin embargo, ahora Pemex, bajo la batuta del presidente López Obrador y con Romero Oropeza de primer violín, reclama su derecho a ser el operador del yacimiento unificado. El presidente ha pedido respeto al yacimiento, cuando los yacimientos no existen para ser respetados, pero los pactos sí. Y fuera del tema de la santidad de los pactos, está la falta de criterio en tanto a la elección del operador que mejor conviene a los intereses de México. Díganos ustedes: ¿qué empresa debe operar Zama-1? ¿La que ignoró su potencial y la cedió en la Ronda Cero o la que tras haber ganado un contrato lo descubrió?

De tecnocracia a tuercacracia: la tiranía de los Inges

Nunca hemos considerado que una disciplina de conocimiento sea superior a otra. Los saberes no son competitivos sino complementarios. El sector energético es interdisciplinario por excelencia. Quien niegue o supedite la validez de una rama profesional lo hará por ignorancia y por soberbia. Ninguna combinación podría ser tan letal para una industria.

A lo largo de nuestra ya larga vida en el sector hemos escuchado muchas estulticias. Las que se llevan la palma y el cetro en esta administración son las consistentes en denigrar a ciertos tecnócratas por el origen de su casa de estudios. Había que purgar a la SENER, a la CNH y a la CRE de los economistas del ITAM o cualquier cosa que se pareciera a ello. Un caso ejemplar fue el de la purga del último de los tecnócratas. Casi tan vomitivo como el ITAM es el Tecnológico de Monterrey de donde viniera Don Carlos Urzúa. Este técnico le causó un coma diabético al sistema, como si el mismo Carlitos le hubiera inyectado FEMSA por las venas. Ahora la llave la tienen los ingenieros. Nada malo con eso. El problema es que varios de los ingenieros que hoy llevan la batuta no respetan a nadie que no sepa llenar una hoja de cálculo. En declaraciones de la Secretaria de Energía en una entrevista con Alejandro Cacho en el Heraldo TV, la ingeniera descalificó las críticas de varios expertos respecto de la viabilidad de la refinería porque “no somos refinadores”. Es verdad, muchos de los que hemos cuestionado la viabilidad de la nunca suficientemente denostada y sobradamente abominada refinería no somos refinadores. Somos financieros, economistas, abogados, actuarios, matemáticos y otras disciplinas para nada despreciables en su relevancia. No necesitamos haber estado dentro de una torre catalítica para saber cuando un proyecto podría funcionar en todas sus dimensiones. El que tiene en mano la llave de tuercas podrá apretarlas pues eso es lo que en su leal saber y entender le corresponde. Y repetimos: no criticamos a los del overol, botas y casco pero sí pedimos que se reconozca que, así como nosotros tenemos limitaciones en nuestro ámbito de conocimiento, lo mismo puede decirse de ellos. 

tuercacracia

Un ejemplo claro es la designación del maestro refinero en la Comisión Reguladora de Energía. Aplaudimos casi una centuria de su experiencia en la fábrica de refinados. Sin embargo, no se le ve trayectoria alguna en materia de políticas públicas y regulación. El sector ahora parece un mural de Diego Rivera en donde marchan los obreros con su overol, su casco y sus botitas.  Es la imagen de dictadura de la tuercacracia. Ahora bien, respecto de la misma Secretaria, que tanto alardea sus conocimientos técnicos, sus mismos colegas le han reprochado extrema ignorancia. La ingeniera Nahle lleva más tiempo aposentada en la tribuna, gritándole a las paredes, que produciendo un barril de nada. La Secretaria de Energía es formalmente una ingeniera pero materialmente una grilla, como lo decimos los despreciables abogados.

tuercacracia (1)

El desprecio a los saberes es en extremo peligroso. Es más grave cuando este desprecio lo encarnan personas que descalifican sin los instrumentos más elementales para construir alternativas. Desde la tribuna los insultos y las descalificaciones son de lo que se vale una oposición ignorante para detener el progreso de un país. Pero un gobierno no existe para apretar las tuercas de la gente pensante. Eso es tiranía.

Nuestra neta sobre Greta y el calentamiento global

La verdad, la verdad no la tenemos. Ni la neta sobre Greta, ni tampoco sobre el calentamiento global. ¿Recuerdan que alguna vez Energeeks se abstuvo de manifestar una opinión categórica sobre el shale gas porque carecemos de criterios científicos suficientes para tenerla? Lo mismo nos pasa hoy con el tema del calentamiento global.

Cambio Climático.png

Hoy las redes sociales han estado topadas con el reclamo de la joven sueca en su pugna contra el calentamiento global. Palabras más, palabras menos al comparecer en las Naciones Unidas Greta puso cual lazo de cochino al liderazgo global por su cínica omisión ante lo que parece el advenimiento del Apocalipsis, cuyos jinetes son: China, India, Estados Unidos y Rusia. Muy acertadamente Greta habló de una traición generacional. Los que de hidrocarburos felizmente hemos vivido pasaremos la factura a las generaciones venideras. El consumo irresponsable de sustancias que dejan una huellota de carbono ya se siente en las manifestaciones de vida animal, vegetal y humana.

Las imágenes de los incendios, ya fuere en la Amazonia o en África, fueron desoladoras. Quedó muy claro a qué factores se debieron estas calamidades. Se habló de destrucción forestal para la industria ganadera y de prácticas agrícolas  de roza y quema. La relación causal entre éstas y el calentamiento global no le quedaba claro al público. Mientras que todo quedaba puesto en un bolsón de daños ambientales las explicaciones sobre la magnitud de la responsabilidad antropogénica era más culpígena que esclarecedora. Por un momento no había demonio que elegir, si Bolsonaro o Trump. La protervia extrema de estos dos personajes reducían a la insignificancia a nuestro pobre presidente, aún con su tren Maya y su refinería.

Buenos y malos, ángeles y demonios. Greta lleva alas y Trump tridente y cola. ¿Realmente es así o es una manera de simplificar la realidad para que cómodamente la entendamos? Por más que Greta señale a los líderes globales de privarla de su niñez (¿de su niñez? ya tiene 16 años) y de su obligación de ir a la escuela por tener que asistir a las Naciones Unidas (francamente nos da envidia) el fondo de la cuestión descansa en nuestro sistema de consumo. Los detractores del calentamiento global argumentan que la antropogénesis de la elevación en las temperaturas es un factor mínimo. La Tierra es, después de todo, una pelota de fuego en la que estamos plantados. Los que al contrario se mantienen firmes en su lucha contra todas las emisiones de gases de efecto invernadero no dejan de culpar a la especie humana de ser la firmante de nuestra sentencia de autodestrucción.

Cambio Climático (1)

Nosotras no sabemos qué pensar puesto que no vemos, con prístina claridad, cuánto del calentamiento global corresponde a un ciclo natural bis a bis los descuidos antropogénicos. Creemos que Greta además de matar con la mirada a Trump debería hacer un llamado contundente a la comunidad científica global para que, independientemente de sus intereses, nos expliquen qué pasa en el mundo y por qué. Por más taquilleros que sean, ni Leonardo Di Caprio, ni Harrison Ford, ni la misma Greta son portadores de la verdad científica ni de la neta del planeta. ¡Y tenemos derecho a saber!

Old McPemex had a Farm Out E-I-E-I-O?

¡Sorpresa! Pemex no ha celebrado, ni celebrará un solo Farmout. Desde los tiempos de Peña, hemos repetido hasta la asfixia que los famosos Farmouts no son Farmouts. Esta no es una simple obsesión abogadil. No por ser tinterillos todos somos banales. Cuando en la industria internacional se habla de un Farmout, se hace referencia a un arreglo contractual muy específico. A los abogados, que nos jactamos de culteranos, nos fascinan los orígenes de las palabras y los términos. Rastreemos, pues, el origen del concepto Farmout.

Cajita Infeliz (2)

Había una vez, una abogada de orígenes palmariamente urbanos que en su vejez compró un rancho para retirarse junto con sus caballos y ser felices para siempre jamás. En su periplo y búsqueda de propiedades rurales halló por suerte un terreno de hectárea y media que además alojaba una cabaña asaz encantadora. También había algunas caballerizas. Sin embargo, la cabaña y las caballerizas ocupan una superficie aproximada de 300 metros cuadrados, lo que  arroja un restante de 14,700 metros cuadrados con los cuales hay que hacer algo que no sea invitar a las nueve plagas del Éxodo. Esta abogada, por más que se puso ya su camisa a cuadros, sus botas vaqueras y su sombrero ranchero, no tiene la más peregrina idea sobre cómo hacer productiva su tierra. Por lo mismo, una solución sería cederle los derechos de parte de su terreno a alguien que pueda convertir lo que podría ser tierra ociosa en valor. A cambio, la otrora abogada, ahora inexperta terrateniente, recibirá una contraprestación a cambio del uso de su terreno sin tener la responsabilidad de volverlo productivo. Eso, amable y apreciable público es un Farmout.

Esto mismo sucede en terrenos petroleros. Supongamos que PetroEnergeeks es operador de un gran bloque petrolero. El board de PetroEnergeeks se percata de que el desarrollo y explotación de una parte de su terreno no es económicamente viable, o presenta demasiados retos tecnológicos o que por angas y por mangas no le interesa desarrollar ese cacho de subsuelo. Si es así, PetroEnergeeks puede buscar ceder los derechos de esa área a un interesado, en la inteligencia de que recibirá una contraprestación y que el cesionario se compromete a generar valor. Ese es un Farmout petrolero.

Cuando le fueron adjudicadas asignaciones petroleras a nuestro nunca suficientemente querido y ambivalentemente ponderado Pemex, éste no podía ceder ni un centímetro cuadrado de las mismas a un tercero. Por mandato constitucional Pemex no puede ceder a nadie parte de sus asignaciones. Lo que sí es posible es que Pemex licite compartir esa área con un tercero, lo que  resulta en que de un área de asignación se haga un área contractual. Esto, sin embargo, no es una cesión parcial de una asignación. Esto sí es un contrato de operación conjunta con un socio sobre un área contractual. Esto ¡por piedad! NO ES UN FARMOUT. Y PUTO el que siga diciendo que es un FARMOUT.

Pasaron los años, y como la lengua es flexible, los inversionistas aceptaron que nuestros Farmouts no eran Farmouts. Que realmente se trataba de los llamados Joint Operation Agreements sobre un área contractual, en la cual Pemex podía ser o no operador. Ahora, que por fin  comenzábamos a entendernos, volvimos a la Torre de Babel donde un día el presidente y la secretaria anuncian que ya no habrá Farmouts. Hemos de suponer que ellos se refieren a que ya no habrá más contratos de operación compartida con Pemex. Pero, maldita sea, algún entusiasta que frecuentemente se hace llamar Alfonso Romo de repente le da por anunciar que los Farm Outs volverán. Y después de cacarear ese huevo resulta que ahora los Farmouts son contratos de servicios con Pemex, con tarifa volumétrica. Nada menos parecido a un Farmout en este ancho y ajeno mundo de la industria petrolera. Entendemos que no hay razón para sacralizar la terminología, pero tampoco tiene sentido hacer del ya complicado lenguaje técnico una prosa en húngaro. Nuestra industria es tan retorcida que fácilmente confundimos una costra por osa. La desventaja de nuestro champurrado terminológico es que existen costos en darnos a entender.

Cajita Infeliz (3)

México es conocido por su lengua florida. Cuando se trata de la poesía de Nezahualcóyotl es patrimonio cultural. Si hablamos como hablamos en la industria NO es patrimonio, sino puritito desmadre.

El paquete económico o la Cajita Infeliz 2020

De entre los gustos culposos destaca aquella cajita del payaso, alta en colesterol repleta de porquerías “grasosas pero sabrosas”. De niños dependíamos del juicio de nuestros padres que usaban a veces la cajita feliz para cuando, por encontrarnos insoportables no nos podían meter en una más grande para enviarnos por vía express a Tombuctú. Ya con la boca muy ocupada con grasas, azúcares, harinas y algún juguetillo armable nos podían archivar aunque fuera un rato. Digamos que la cajita feliz tal vez no lo era tanto para nosotros, sino también para ellos.

El paquete económico que ahora presenta nuestro, poco feliz, Secretario de Hacienda en algo se parece a las cajitas malonas. De tanta chatarra que hay dentro, no resulta tan fácil aquello que podrá ser nutritivo y propicio para el desarrollo económico del país. Es clara la inscripción al programa de los cuida kilos de los Órganos Reguladores, a los cuales no solo se les cortó la grasa, que ya ni tenían, sino que ya están alistados para los juegos del hambre. Qué bueno que los comisionados sílfide como Guillermo García Alcocer y Montserrat Ramiro abandonaron la mesa, o de lo contrario se los hubiera llevado la calaca. Otros más robustos tal vez hubieran aguantado con sus reservas de grasa corporal. No decimos nombres para no ofender a los presentes, o mejor dicho; ausentes.

Cajita Infeliz

Para darnos una idea de la hambruna regulatoria debemos destacar que la suma de los presupuestos de ambos reguladores se redujo casi un 50% de 2019 a 2020. En poco tiempo los comisionados, alguna vez rozagantes, tendrán el aspecto del niño con el pijama de rayas sin ser eximidos de trabajar a marchas forzadas.

Nada que ver con el presupuesto de la Secretaría de Energía, la cual se llevó la más cachetona, con un presupuesto de 47,399.7 millones de pesos. Este monto no es nada despreciable si se asume que las labores de la Secretaría son principalmente administrativas, que no requieren mucho más del uso de la cabeza, lápiz y papel. En cuanto al potencial intelectivo de los funcionarios de la SENER, es clarísimo que lo que la natura non da, el presupuesto non presta. Ora sí, con dinero y sin dinero, seguirá siendo un mugrero.

En cuanto a Pemex y CFE, el aumento de presupuesto del primero es de aproximadamente el 9%, mientras que CFE, como el coronel, no tiene quien le escriba y apenitas le aumentaron poco más del 1% El destino de los recursos de Pemex son muy parecidos a los de siempre: perforación de pozos, yarayarayara; abastecimiento de petrolíferos para todos los mexicanos yarayarayara; inversión en logística, yarayarayara; y no faltaba más, la nunca suficientemente mentada y ya por muchos aborrecida: la Rechinería de Dos Bocas. En CFE sí hay novedades, aquí el contenido del huevito Kinder Sorpresa se llama Internet para Todos. No seremos los mexicanos quienes saboreemos lo dulce de esta golosina sino que cabe la sospecha que será Fat Boy Slim quien se relama los bigotes. Yarayarayara.

Cajita Infeliz (1)

La risa en vacaciones del sector energético.

Las Energeeks han vuelto después de unas vacaciones singularmente acontecidas. Cosas interesantes hubo apasto durante estos meses de esparcimiento veraniego. Con el bote de palomitas tamaño ultra familiar observamos acontecimientos dignos del sainete político más chafaldrano. Primero tomamos carretera rumbo a la mansión embrujada de Don Manuel Bartlett, sus amenazas (ahora felizmente intrascendentes) de demandar en arbitraje a las empresas transportistas de gas fueron como espectros que de repente nos asaltaban desde sus féretros. Con cara mortecina, Don Manuel sacó el cuchillo cebollero e hizo aspavientos mil de cortar tubo por tubo. !Booo!

La risa en vacacioens (1)

Otro sobresalto rompe nervios fue el muy aguardado y decepcionante programa de negocios de Petróleos Mexicanos. Corregimos: fue decepcionante únicamente para los ingenuos que esperaban algo distinto de este gobierno. Lo sorprendente no es tanto la extrañante insistencia en volver a entronizar a Pemex en su situación monopólica. Lo que realmente es inescrutable es cómo pretenden lograrlo sin dinero. Y entre más insisten en hacer que México sea territorio Pemex, más las calificadoras castigan su situación financiera. La degradación ha sido tal que ya las agencias malosas prefieren guardar silencio.

Acto seguido, Carlos Urzúa emprendió la marcha de Zacatecas con estruendosa banda dominguera: con una tuba grandota y unos platillos de lata. Sin decir ¡agua va!, a media mañana de un martes, el profe Urzúa sacudió al peso y al país con imputaciones harto graves de intromisión de ineptos en su trabajo y de los tan denostados, nunca suficientemente abominados, conflictos de interés. Otra vez, todos corrimos por el bote de palomitas multi familiar en suspenso de saber a quién se refería y por qué. Pero ¡booo! 

Al día siguiente cuando fue entrevistado por diversos medios, en particular la revista Proceso, dijo que estas imputaciones no le constaban. En cualquier otro país el profe Urzúa hubiera recibido, al menos, pamba con picahielo por andar de bocón e irresponsable. Celebramos que haya vuelto a la torre de marfil en donde sus declaraciones no causarán el colapso del peso, ni de la Bolsa Mexicana de Valores. ¡Que con su Puaré se lo coma!

Otro detalle simpático fue la inauguración de las obras de la rechinería de Dos Bocas cuando aún no se contaba con la autorización de la Manifestación de Impacto Ambiental de la misma. Como nuestros aluxes en Pemex nos han informado que ésta es una porquería, quizás sea indiferente que la refinería se construya con o sin ella. 

Volvimos a clases con una buena noticia: la CFE llegó a un acuerdo, al parecer, satisfactorio tanto para los tuberos como para nuestra otrora empresa de clase mundial. El presidente quedó tan contento que al anunciarse el acuerdo pidió, como su predecesor, el aplauso del público. Este acuerdo además de salvarnos de la precariedad energética, según su dicho, nos ahorrará 7,500 millones de dólares. Aún no hay explicación de este gran ahorro. A decir verdad, aún no hay claridad de nada, porque tanto la negociación como el acuerdo mismo, destacan por su opacidad. Lo que sí se vió a todas luces es el beneplácito de Don Carlos Slim quien se mostró singularmente expansivo durante la ceremonia. Tal vez todo México no vuelva a ser territorio de Pemex, pero todo pinta a que con los favores y gracias de este gobierno nuestro subsuelo podría convertirse en territorio telhell. 

La risa en vacacioens

Continuará.

Sin gas y sin luz. ¡Nos vamos por un tubo!

Extraños son los caminos del señor López Obrador, con quien además no estamos mejor. En las últimas semanas, queridos lectores, hemos dado gigantes malos pasos en cuestiones energéticas. Cuando a Pemex le es degradada su capacidad crediticia al grado  de que sus bonos valen literalmente un cacahuate, el presidente anuncia exactamente lo contrario a lo que podría mejorar su capacidad crediticia. Verbigracia, se dieron por extintos los farmouts hasta nuevo aviso. Para los que no han estado en el ajo de la Reforma cabe aclarar que los farmouts son las coinversiones de Pemex con particulares, cuyo propósito ha sido aliviar a Pemex de la carga financiera y de riesgo geológico para los proyectos más caros y más complejos. Con esto volvemos a la propuesta sentimentaloide y no menos boba de que Pemex puede solo; y que si no puede solo no hará nada. La noticia de la suspensión indefinida de los farmouts fue recibida con desconsuelo por lo que sostenemos que Pemex necesita ayuda, mucha y de los mejores. Ningún mexicano en su sano juicio podría sentenciar a Pemex a pudrirse solo pero con semejantes medidas dudamos que alguien pueda ayudarlo. 

 

Y una vez recibidas las malas noticias sobre Pemex, en los últimos días resonó una muy mala noticia desde la hermana república de Yucatán. Según el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) la bella tierra bosha iba a sufrir desabasto de energía eléctrica, en particular por el desabasto del gas natural requerido para alimentar la central eléctrica Mérida III. ¡Bomba! A las cuantas horas, el mismo CENACE desmintió su dicho, llamándolo infundado. A la opinión pública el CENACE, dijo del CENACE, que había dicho puras mentiras. Que no habría apagón alguno en la península de Yucatán por estar el problema de abasto de combustibles para la generación eléctrica debidamente resuelto. Luego cabe preguntarse ¿a quién le creemos? Al CENACE que miente o al CENACE que dice que el CENACE miente. Sin embargo, como no sabemos cuál miente pues mejor no le creemos a nadie. En la mañanera siguiente, envuelto México en la perplejidad de las mentiras y los desmentidos, salió el presidente a alimentar nuestra confusión. En esta ocasión, AMLO anunció la construcción de una central eléctrica para impedir los apagones. Cuando tuvimos a bien opinar sobre esta solución, con gran desconcierto afirmamos que no es la planta de generación lo que falta, sino el tubo para llevar el gas a la planta Mérida III y la infraestructura de transmisión para llevar la electricidad de la misma planta a los centros de consumo. Así el primer mandatario anunció que resolvería el problema con lo único que no es requerido: una planta de generación. Curioso es que Andrés Manuel haya anunciado la construcción de una planta, cuando lo que se necesita es combustible, un tubo para hacerlo llegar y redes para que el flujo eléctrico viaje. ¿Quién asesora al presidente? Se nota que quien lo informa es la señora Secretaria de Energía.

Marino

Y hablando de tubos, el presidente y su equipo pusieron la cereza en el pastel. Justo acaban de terminar la construcción del ducto marino del Sur de Texas a Tuxpan pero ahora la CFE se resiste a emitir la aceptación de la obra, en tanto la empresa no acepte la modificación de algunas cláusulas del contrato de transporte, que le dan derecho a estas empresas a ciertos pagos, que conforme al contrato, CFE les debe. De hecho, los medios han reportado que CFE ha demandado a las empresas por la vía del arbitraje internacional comercial, la nulidad de estas cláusulas. Así resuelve nuestro gobierno la escasez de gas y de infraestructura de transporte, demandando a las empresas que están listas para dárnoslos. Las rabietas de Bartlett causarán que el país se vaya por un tubo. Todavía estamos muy lejos de ver la luz al final del túnel. 

Marino (1)

The End.