El hoyo negro de Oro Negro.

El Mossad está de moda. O acaso, tal vez,  está de moda lo que los mexicas pensamos qué es el Mossad. En la imaginería nacional, figura la noción de que el Mossad hace de todo: buscar a la mamá de Luis Miguel, entrenar narcos, intervenir conversaciones de corruptos, desenterrar víctimas de los sismos, ser objeto de deseo por la misma razón y vender falafel. Cuando en realidad, el Mossad es el grupo de inteligencia más especializado en Israel y sus tareas distan mucho de las recién mencionadas. 

Oro Negro.png

Esta vez, los israelíes (no confundir con judíos) vuelven al reflector por su participación en la archi misteriosa empresa denominada Black Cube. La cual, según información pública, está conformada por ex integrantes del servicio secreto israelí, verbigracia, el Mossad. En este caso, Black Cube, contratada por la empresa Oro Negro, tuvo la audacia de grabar conversaciones asaz comprometedoras donde se menciona a figuras del gobierno de Enrique Peña Nieto, como el ya muy mentado Emilio Lozoya, el legendario Carlos Morales Gil, alias el güero, y el archi maléfico, nunca suficientemente detestado, Froylán García. En torno a Froy, todo el sexenio pasado nos reunimos en el más concurrido lavadero. No había tertulia, reunión, brindis, maridaje o simple charla de pasillo en donde de repente no se comentara que Froylán, en lugar de coordinar una dirección, era en realidad el manager de una casa de citas, en las que un encuentro vis a vis con Lozoya podía costar hasta decenas de miles de dólares. Tan comentado era el punto que circula una historia por ahí de una abogada del sector, que al tomar un taxi hacia Marina Nacional, desde un punto cercano a ésta, fue interrogada por un aún más curioso taxista sobre la identidad de Froylán. “Oiga seño y usted que va seguido a Pemex, ¿Quién es el famoso Froylán?” No sin asombro, esta abogada le respondió al folklórico chofer: “Y usted, ¿de dónde sabe de Froylán?” “Ah” dijo el taxista: “Es que el otro día llevé a unos extranjeros también a la torre de Pemex, y como ya le medio masco al inglés, llegué a entender que estaban enchiladísimos porque un tal Froylán les había cobrado una millonada por la cita con su jefe.”

Black Cube ¡ni madres! Menos hubiera gastado Oro Negro por sacarle la sopa a un taxista capitalino.

Oro Negro (1)

No hay que confundir la costra con la osa, ni con la cosa nostra. Que supure la pus de las heridas de Pemex en esta coyunturanes más una venganza política del gobierno que se aprovecha de la controversia entre Oro Negro y nuestra petrolera. No es necesario recurrir al Mossad, pues ha sido un secreto a voces en el lavadero petrolero, que más mugre ha corrido por Pemex Exploración y Producción que por el drenaje profundo de la Ciudad de México. A Oro Negro, que ahora se encuentra ante una situación incómoda con Pemex, no lo exime de haber sido su contratista por décadas y también a cambio de cantidades astronómicas. Eso es dar chapopote con el dedo. Si las grabaciones de Black Cube incluyeran a todos los contratistas de Pemex, es muy probable que la empresa de Gil White quedara bien salpicada. Gil White would be the new black!

Un comentario sobre “El hoyo negro de Oro Negro.

  1. Sin duda, gastar en una agencia de investigación foránea es muy sofisticado para nuestro medio. Es una narrativa muy gringa, de un expediente judicial que pocos conocen. al poner un poco más de atención a la lectura, vuelves como los casos que se ventilan en los medios, no a surgir las inconsistencias de la narrativa, si no que invariablemente, en ella, está ausente el o los datos objetivos. Generalmente son dichos que todos conocemos porque están en el imaginario colectivo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s