De tecnocracia a tuercacracia: la tiranía de los Inges

Nunca hemos considerado que una disciplina de conocimiento sea superior a otra. Los saberes no son competitivos sino complementarios. El sector energético es interdisciplinario por excelencia. Quien niegue o supedite la validez de una rama profesional lo hará por ignorancia y por soberbia. Ninguna combinación podría ser tan letal para una industria.

A lo largo de nuestra ya larga vida en el sector hemos escuchado muchas estulticias. Las que se llevan la palma y el cetro en esta administración son las consistentes en denigrar a ciertos tecnócratas por el origen de su casa de estudios. Había que purgar a la SENER, a la CNH y a la CRE de los economistas del ITAM o cualquier cosa que se pareciera a ello. Un caso ejemplar fue el de la purga del último de los tecnócratas. Casi tan vomitivo como el ITAM es el Tecnológico de Monterrey de donde viniera Don Carlos Urzúa. Este técnico le causó un coma diabético al sistema, como si el mismo Carlitos le hubiera inyectado FEMSA por las venas. Ahora la llave la tienen los ingenieros. Nada malo con eso. El problema es que varios de los ingenieros que hoy llevan la batuta no respetan a nadie que no sepa llenar una hoja de cálculo. En declaraciones de la Secretaria de Energía en una entrevista con Alejandro Cacho en el Heraldo TV, la ingeniera descalificó las críticas de varios expertos respecto de la viabilidad de la refinería porque “no somos refinadores”. Es verdad, muchos de los que hemos cuestionado la viabilidad de la nunca suficientemente denostada y sobradamente abominada refinería no somos refinadores. Somos financieros, economistas, abogados, actuarios, matemáticos y otras disciplinas para nada despreciables en su relevancia. No necesitamos haber estado dentro de una torre catalítica para saber cuando un proyecto podría funcionar en todas sus dimensiones. El que tiene en mano la llave de tuercas podrá apretarlas pues eso es lo que en su leal saber y entender le corresponde. Y repetimos: no criticamos a los del overol, botas y casco pero sí pedimos que se reconozca que, así como nosotros tenemos limitaciones en nuestro ámbito de conocimiento, lo mismo puede decirse de ellos. 

tuercacracia

Un ejemplo claro es la designación del maestro refinero en la Comisión Reguladora de Energía. Aplaudimos casi una centuria de su experiencia en la fábrica de refinados. Sin embargo, no se le ve trayectoria alguna en materia de políticas públicas y regulación. El sector ahora parece un mural de Diego Rivera en donde marchan los obreros con su overol, su casco y sus botitas.  Es la imagen de dictadura de la tuercacracia. Ahora bien, respecto de la misma Secretaria, que tanto alardea sus conocimientos técnicos, sus mismos colegas le han reprochado extrema ignorancia. La ingeniera Nahle lleva más tiempo aposentada en la tribuna, gritándole a las paredes, que produciendo un barril de nada. La Secretaria de Energía es formalmente una ingeniera pero materialmente una grilla, como lo decimos los despreciables abogados.

tuercacracia (1)

El desprecio a los saberes es en extremo peligroso. Es más grave cuando este desprecio lo encarnan personas que descalifican sin los instrumentos más elementales para construir alternativas. Desde la tribuna los insultos y las descalificaciones son de lo que se vale una oposición ignorante para detener el progreso de un país. Pero un gobierno no existe para apretar las tuercas de la gente pensante. Eso es tiranía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s