Nuestra neta sobre Greta y el calentamiento global

La verdad, la verdad no la tenemos. Ni la neta sobre Greta, ni tampoco sobre el calentamiento global. ¿Recuerdan que alguna vez Energeeks se abstuvo de manifestar una opinión categórica sobre el shale gas porque carecemos de criterios científicos suficientes para tenerla? Lo mismo nos pasa hoy con el tema del calentamiento global.

Cambio Climático.png

Hoy las redes sociales han estado topadas con el reclamo de la joven sueca en su pugna contra el calentamiento global. Palabras más, palabras menos al comparecer en las Naciones Unidas Greta puso cual lazo de cochino al liderazgo global por su cínica omisión ante lo que parece el advenimiento del Apocalipsis, cuyos jinetes son: China, India, Estados Unidos y Rusia. Muy acertadamente Greta habló de una traición generacional. Los que de hidrocarburos felizmente hemos vivido pasaremos la factura a las generaciones venideras. El consumo irresponsable de sustancias que dejan una huellota de carbono ya se siente en las manifestaciones de vida animal, vegetal y humana.

Las imágenes de los incendios, ya fuere en la Amazonia o en África, fueron desoladoras. Quedó muy claro a qué factores se debieron estas calamidades. Se habló de destrucción forestal para la industria ganadera y de prácticas agrícolas  de roza y quema. La relación causal entre éstas y el calentamiento global no le quedaba claro al público. Mientras que todo quedaba puesto en un bolsón de daños ambientales las explicaciones sobre la magnitud de la responsabilidad antropogénica era más culpígena que esclarecedora. Por un momento no había demonio que elegir, si Bolsonaro o Trump. La protervia extrema de estos dos personajes reducían a la insignificancia a nuestro pobre presidente, aún con su tren Maya y su refinería.

Buenos y malos, ángeles y demonios. Greta lleva alas y Trump tridente y cola. ¿Realmente es así o es una manera de simplificar la realidad para que cómodamente la entendamos? Por más que Greta señale a los líderes globales de privarla de su niñez (¿de su niñez? ya tiene 16 años) y de su obligación de ir a la escuela por tener que asistir a las Naciones Unidas (francamente nos da envidia) el fondo de la cuestión descansa en nuestro sistema de consumo. Los detractores del calentamiento global argumentan que la antropogénesis de la elevación en las temperaturas es un factor mínimo. La Tierra es, después de todo, una pelota de fuego en la que estamos plantados. Los que al contrario se mantienen firmes en su lucha contra todas las emisiones de gases de efecto invernadero no dejan de culpar a la especie humana de ser la firmante de nuestra sentencia de autodestrucción.

Cambio Climático (1)

Nosotras no sabemos qué pensar puesto que no vemos, con prístina claridad, cuánto del calentamiento global corresponde a un ciclo natural bis a bis los descuidos antropogénicos. Creemos que Greta además de matar con la mirada a Trump debería hacer un llamado contundente a la comunidad científica global para que, independientemente de sus intereses, nos expliquen qué pasa en el mundo y por qué. Por más taquilleros que sean, ni Leonardo Di Caprio, ni Harrison Ford, ni la misma Greta son portadores de la verdad científica ni de la neta del planeta. ¡Y tenemos derecho a saber!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s