CFE y la era de los fósiles.

Para entender la canasta energética propuesta por Manuel Bartlett para CFE y por lo tanto para nuestro país existe un dato esclarecedor: Don Manuel nació dos años antes de la expropiación petrolera. Con ello no queremos decir que el cerebro por fuerza envejece a la par del cuerpo. Muchos ancianos son más visionarios que cualquiera de nuestros millenials imberbes. Sin embargo, Don Manuel muestra ya que no ha envejecido como los buenos vinos, al contrario, con el paso de los años se ha vuelto más ácido, corrosivo e inmamable. Una prueba de carbono 14 bastaría para comprobar que sus ideas son literalmente de la edad de piedra. A ese rabioso amigo no lo calienta ni el sol.

Tal vez sea por eso que Don Manu le hizo el feo a las energías renovables. Cuando habla de ellas no arroja muchas luces que revelen conocimiento. Por una parte las denosta por su intermitencia, lo cual es cierto pero no es un obstáculo insuperable para impulsarlas. Una canasta energética razonable de combustibles fósiles con energías renovables permite que haya sistemas de respaldo que señalan no la disyuntiva entre energía generada con combustibles fósiles o con energías renovables, sino la complementariedad de las mismas. Se trata de poner en la canasta las energías que sean más eficientes, más confiables y más económicas. Eso solo es factible con un mix energético inteligentemente diseñado con las mejores fuentes para cada país. También Bartlett parece renegar de los avances tecnológicos para almacenar electricidad generada con fuentes renovables. Así ciertamente como el sol sale para todos, también se pone con la diferencia de que hoy existen recursos para que haya energía aún cuando no hay sol o viento. Por otra parte, existen energías renovables que no suponen un problema de intermitencia. La geotermia es constante puesto que vivimos en un planeta permanentemente incandescente.

Pasemos al tema del carbón. ¡Está carbón el chisme!

A mediados de marzo varios medios reportaron una reunión asaz inquietante en Palacio Nacional. En la que se vieron las caras el ya archi mencionado Director General de CFE, el Director de Operaciones, Carlos Morales Mar; el súper delegado para el gobierno federal Reyes Flores Hurtado; el presidente de la Comisión de Energía Para el Senado, Armando Guadiana quien casualmente – y solo casualmente- es un rico empresario minero. Los medios informaron que en ese convite se acordó la compraventa de 360 mil toneladas de carbón a pequeños y medianos productores de la región de Coahuila para reactivar las centrales carboeléctricas Carbón I y Carbón II -¡qué creativos!- Luego el 20 de marzo, Don Manu negó el pacto. Su negativa no es sorprendente si consideramos que semanas antes él se había erigido como máximo inquisidor de aquellos con conflicto de interés. ¿Se acuerdan de la alharaca que se armó en torno a Téllez, Reyes Heroles, Córdoba Montoya y otros que para fines egoístas utilizaron a la nación? Seguramente ni el mismo Bartlett recuerda su perorata que a nada trascendió. Como tampoco recuerda la reunión que lo implicaría en esta misma falta. El que sí tiene una memoria resplandeciente es el senador Guadiana, que ni tardo ni perezoso, reconoció la reunión y el pacto. ¿A quién le creeremos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s