¡PEMEX AL BORDE DE UN CIBERATAQUE DE NERVIOS!

El elenco: Carmen Maura como Rocío Nahle; Antonio Banderas (embigotado)  como Octavio Romero Oropeza y, a falta de actores masculinos que puedan hacer un papel digno y bien fajado, Rossy de Palma, como Alejandro Gertz Manero.  Con la dirección, por supuesto, de Pedro Almodóvar que hace las veces del Peje, con el cabello un poco más aplacado.

¿Suena fársico? Lo es. También así parece el guión sobre el enigmático ciberataque que sufrió (o sufre aún) Pemex hace un poco más de una semana. Hasta la fecha del inicio del incidente se ve borrosa porque la información está fuera de foco. Energeeks ha tocado de puerta en puerta en pos de datos y análisis creíbles sobre lo que podría ser una alerta roja sobre la vulnerabilidad informática de Pemex pero no hay quién dé razón. Nos hemos acercado a periodistas, analistas, cibernautas y banda de Pemex. Al gobierno ni nos acercamos porque bien sabemos que nos darán, si acaso, un palmo de narices.

NERVIOS.png

Al contrario de los films de Almodóvar, en donde pequeñas cosas se vuelven melodramas, el ciberataque en Pemex encarna la minimización de lo que podría ser un desastre. Aquí se escuchan tan solo los tacones lejanos de Rocío Nahle quien, sin más, dijo que se trataba de un problema en los sistemas administrativos y que la infraestructura operativa no había sufrido ni la menor disrupción; que a partir de esta infección no habría afectación al suministro.  En franca contradicción, Amegas e Innova Pemex declararon que hubo una suspensión en el suministro de combustibles que fue remediada con los escasísimos inventarios para situaciones de urgencia.  Al parecer, porque nada de lo dicho aquí es seguro, el peligro ha sido afrontado y vencido, tal como lo hizo el  “Matador” de Almodóvar.

Por otra parte, circulan historias acerca de que la disfunción de los sistemas informáticos ha enloquecido las labores del personal administrativo. Una amiga cercana a las Energeeks, que ha batallado por décadas en la Torre Ejecutiva, nos dice que en su oficina hay un 80% de información encriptada, a la que no pueden acceder por el colapso que además se debe, no a un hackeo, sino al impago de licencias para el uso de los programas, en cumplimiento de la austeridad republicana. Si esto fuera cierto, el Director de Pemex, por haberse vuelto loco, tendría que rogar “Átame.”

NERVIOS (1)

Para colmo, como seguramente ya saben, Darío Celis salió con la primicia de que se trata de un ataque interno para ocultar actos de corrupción pero también para esfumar los adeudos astronómicos a los proveedores. Celis arma toda una red delincuencial en la que participan Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón.

Así que, banda, vayan por otro bote multifamiliar de palomitas porque este es un largometraje cuyo final es incierto y posiblemente absurdo. Y, como en los viejos tiempos, hay permanencia voluntaria.

¿Qué pasa con los CELS y las renovables? Jelouuuuu

Para el amable conocimiento de la banda, los CELS no son otra cosa que los afamados Certificados de Energías Limpias, los cuales son un instrumento de financiamiento para los proyectos de generación eléctrica mediante el uso de energías ídem, que se regulan en la Ley de la Industria eléctrica. Dichos certificados pueden ser expedidos por la Comisión Reguladora de Energía. Eso es lo que simplemente pudo haber respondido el ínclito candidato para ser titular de dicha Comisión, al ser cuestionado por la filosa senadora , Xóchitl Gálvez. 

Pero el sustentante, al no tener NPI de lo que le preguntaban, en cambio sacó su celular. Whaaat? Jelouuuuuu… 

¿Ya sabemos qué son? Ahora chequemos con un poco de más detalle para qué sirven.  Esta es la explicación didáctica y escasamente especializada de Energeeks: un generador limpio cumple con los requisitos para ser reconocido como tal y, como premio a su amabilidad con el medio ambiente, recibe estos certificados y pueden venderlos a precio de mercado. ¿A quién? Pues a los usuarios y suministradores que consumen electricidad generada partir de energías “sucias” y  dejen así dejan una huellota de carbón sobre la madre tierra. En palabras someras y sumarias, los contaminantes financian a los limpios para expiar sus emisiones.

Desde su concepción, desde el más allá sus creadores escucharon esta advertencia: “parirás con dolor.” Y sí, cual chayotes los CELS pudieron ser con la promulgación de Ley para la Transición Energética, la cual salió a pujidos por la resistencia que tenían los compradores de electricidad a partir de combustibles fósiles. Hay que resaltar que NO todas sus protestas eran carentes de mérito y algunos ecolofresas somos de una inteligencia digna de entenderlas. Verán: los grupos de industriales se dolieron de la incertidumbre en torno al desarrollo de las energías limpias en México, la cual es sustancial. Así, ¿cómo era que la ley podía imponerles la obligación de consumir una energía cuya oferta es aún (y cada vez más) precaria. Tampoco les causaba gracia pagar por el “derecho a contaminar” por la misma razón. Por otra parte, es verdad que, en la medida en que los usuarios no estimulen la creación de fuentes limpias, será difícil su crecimiento. La demanda manda. 

CELS (1)

Sin embargo, al parar la oreja en el lavadero una se entera de historias sabrosonas. Verbigracia, que el entonces Subsecretario de Electricidad, César Emiliano Hernández Ochoa, bajo la batuta de su jefe Pedro Joaquín (se apellida Joaquín, no Coldwell, sonsos) le hicieron manita de puerco a Enrique Ochoa Reza, entonces director General de CFE, para que fuera esta última la que comprara los primeros CELS porque todos los demás actores le sacaban al riesgo, gacho. Según cuentan, Ochoa cerró filas con Ancira (¡El maléfico y prófugo Ancira!) y otros Capos en la resistencia vs. la La Ley para la Transición Energética pero ganaron los verdes. La Ley se aprobó y pudimos cantar triunfantes Bella Ciao, Bella Ciao, Bella, Ciao, Ciao, Ciao a sus opositores.

Ironía de ironías. Hoy, que los CELS tienen nuevos opositores en este gobierno, Ochoa no deja de alabar las bondades de las renovables, al menos en su cuenta de linkedin. Mientras tanto, Hernández (también) Ochoa, ahora como Comisionado Nacional de Mejora Regulatoria, les dio el tiro de gracia al aprobar la promulgación los nuevos lineamientos que las rigen. Un Ochoa reverdece y el otro Ochoa se pasa al lado oscuro de la fuerza. ¿Moraleja? Si uno aspira a la congruencia, mejor no apellidarse Ochoa. 

Ahí les va cómo este gobierno amenaza con extinguir las renovables sumariamente y sin garantía de audiencia. Estos lineamientos ahora permiten que los CELS sean ofertados por las centrales “legadas” (es decir, las de los tiempos monopólicos de CFE), incluyendo sus centrales hidroeléctricas y nucleares (que es una). Esto es gacho porque los CELS fueron ideados para financiar los proyectos NUEVOS de energías renovables. 

¿Cuál es el plan? ¿Dotar a CFE de un instrumento que nunca fue para él? 

CELS

Nel. Lo que pretende hacer CFE es inundar el mercado de CELS para abaratarlos. Es una suerte de “dumping” a la china para restarle competitividad a los proyectos privados de energías limpias. Con ello, y la suspensión de las subastas de largo plazo, en las que participaban en su mayoría proyectos de energías renovables, podemos cantarle a la transición energética “Bella, ciao, Bella, ciao, bella, ciao, ciao, ciao…”

Los votos de pobreza de Pemex y CFE

Nuestras empresas productivas del Estado andan ordenadas, más no por su impecable régimen empresarial, sino por su parecido con las Carmelitas descalzas. Las empresas de propiedad pública no tienen forzosamente que ser miserables. Sin embargo, las nuestras parecen fieles a su voto de pobreza. Como si el lucro fuera pecado capital, Pemex y CFE  invariablemente se descapitalizan. ¿Esto las hace libres de pecado?

Votos CFE (1)

Los resultados del tercer trimestre de 2019 apuntan a su voto de precarización. En algunos aspectos, nuestras empresas mártires se encuentran en términos relativos en peores condiciones que durante el sexenio de Peña; mientras que en otros, muestran algunas mejoras. Lo importante es no engañarse, y no perpetrar las falacias que se repiten como Aves Marías en el rosario. Cada sexenio, este dúo fatídico sale mal en sus resultados, los cuales, invariablemente, gozan  de alguna justificación oficial. La administración en turno nunca será la responsable de los números rojos. Culparán a la noche, culparán a la playa, culparán a la lluvia o será que nunca amaremos como se debe a nuestras martirizadas empresas públicas.

Pero baste de rollo, hablemos de los números duros. En lo que a CFE respecta, ésta registró una caída del 73% del resultado neto, respecto del reportado en el tercer trimestre de 2018. PEEERO Don Manuel Bartlett, su flamante CEO, ya explicó que en los resultados globales, de enero a septiembre, CFE de hecho, está más sanita que el año anterior. Mientras que de enero a septiembre de 2018 CFE tocó números rojos, con una utilidad neta de -30.1 mil millones, este año CFE obtuvo una jugosa ganancia de 2.2 mil millones. La ganancia suena jugosa para quien acostumbra morirse de hambre. He aquí prueba fehaciente de que CFE cumple con los más fervientes votos de pobreza. Como dijera el buen San Francisco de Asis, santo patrón de los animalitos pero también de la austeridad, CFE necesita poco y lo poco que necesita, lo necesita poco. De ahí, la humilde y triste figura de nuestra empresa eléctrica nacional.

Votos CFE

El cuento de Pemex es igualmente frugal. Por vocación, Petróleos Mexicanos debe ser la única empresa de la orbe que se niega a ser rica por convicción. Pemex es orgullosamente una empresa de pobres, para pobres, donde los únicos ricos son sus funcionarios. Para constatarlo, de nuevo, baste ver sus resultados del tercer trimestre de este año. En este periodo, Pemex perdió 87,359 millones de pesos. Sin embargo, el Director de Finanzas: Alberto Velázquez, describió esta situación como un “sólido” crecimiento en las cifras de producción. Esto no es entendible cuando la producción de petróleo crudo cayó 6.7% en términos anuales. No obstante, Velázquez, fiel seguidor de Paulo Coelho y fiel integrante de los optimistas, afirmó que existen expectativas muy sólidas de un repunte en la producción de crudo en el cuarto trimestre de este año, gracias a la incorporación de nuevos desarrollos iniciados en tiempo récord en esta administración. Como bien dijo Jesús en el evangelio: La verdad nos hará libres. Ya veremos si sus perspectivas halagüeñas se cumplen. Lo más probable es que la verdad nos haga pobres

FIN

El hoyo negro de Oro Negro.

El Mossad está de moda. O acaso, tal vez,  está de moda lo que los mexicas pensamos qué es el Mossad. En la imaginería nacional, figura la noción de que el Mossad hace de todo: buscar a la mamá de Luis Miguel, entrenar narcos, intervenir conversaciones de corruptos, desenterrar víctimas de los sismos, ser objeto de deseo por la misma razón y vender falafel. Cuando en realidad, el Mossad es el grupo de inteligencia más especializado en Israel y sus tareas distan mucho de las recién mencionadas. 

Oro Negro.png

Esta vez, los israelíes (no confundir con judíos) vuelven al reflector por su participación en la archi misteriosa empresa denominada Black Cube. La cual, según información pública, está conformada por ex integrantes del servicio secreto israelí, verbigracia, el Mossad. En este caso, Black Cube, contratada por la empresa Oro Negro, tuvo la audacia de grabar conversaciones asaz comprometedoras donde se menciona a figuras del gobierno de Enrique Peña Nieto, como el ya muy mentado Emilio Lozoya, el legendario Carlos Morales Gil, alias el güero, y el archi maléfico, nunca suficientemente detestado, Froylán García. En torno a Froy, todo el sexenio pasado nos reunimos en el más concurrido lavadero. No había tertulia, reunión, brindis, maridaje o simple charla de pasillo en donde de repente no se comentara que Froylán, en lugar de coordinar una dirección, era en realidad el manager de una casa de citas, en las que un encuentro vis a vis con Lozoya podía costar hasta decenas de miles de dólares. Tan comentado era el punto que circula una historia por ahí de una abogada del sector, que al tomar un taxi hacia Marina Nacional, desde un punto cercano a ésta, fue interrogada por un aún más curioso taxista sobre la identidad de Froylán. “Oiga seño y usted que va seguido a Pemex, ¿Quién es el famoso Froylán?” No sin asombro, esta abogada le respondió al folklórico chofer: “Y usted, ¿de dónde sabe de Froylán?” “Ah” dijo el taxista: “Es que el otro día llevé a unos extranjeros también a la torre de Pemex, y como ya le medio masco al inglés, llegué a entender que estaban enchiladísimos porque un tal Froylán les había cobrado una millonada por la cita con su jefe.”

Black Cube ¡ni madres! Menos hubiera gastado Oro Negro por sacarle la sopa a un taxista capitalino.

Oro Negro (1)

No hay que confundir la costra con la osa, ni con la cosa nostra. Que supure la pus de las heridas de Pemex en esta coyunturanes más una venganza política del gobierno que se aprovecha de la controversia entre Oro Negro y nuestra petrolera. No es necesario recurrir al Mossad, pues ha sido un secreto a voces en el lavadero petrolero, que más mugre ha corrido por Pemex Exploración y Producción que por el drenaje profundo de la Ciudad de México. A Oro Negro, que ahora se encuentra ante una situación incómoda con Pemex, no lo exime de haber sido su contratista por décadas y también a cambio de cantidades astronómicas. Eso es dar chapopote con el dedo. Si las grabaciones de Black Cube incluyeran a todos los contratistas de Pemex, es muy probable que la empresa de Gil White quedara bien salpicada. Gil White would be the new black!

Circuito cerrado. La CFE y ¡adiós al mercado!

No sorprende pero sí asusta. Quien reconozca las pisadas de Don Manuel Bartlett en el sector energético podrá, fácilmente, imaginar a Godzilla en Tokio. Don Manuel es un tipo litigioso. Varios proyectos fueron llevados a juicio a merced de su enjundia. Ya fueran los contratos de servicios múltiples, los permisos eléctricos y mucho más recientemente los gasoductos, Bartlett se ha propuesto la judicialización de su ira política. Es decir, usa los tribunales como una letrina de sus entripados políticos. Hasta ahora, la justicia no le ha concedido la razón. Cuando entabló demandas civiles en contra de los contratos de servicios múltiples, los jueces desecharon sus demandas por improcedentes. En lo que respecta a la observación de nulidad de los permisos eléctricos, que él interpuso ante la Auditoría Superior de la Federación, la Secretaría de Energía, entonces a cargo de Felipe Calderón, respondió con una controversia constitucional, la cual fue resuelta por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en términos desfavorables a sus pretensiones. De nuevo, los tribunales no le reconocieron competencia alguna para impugnar los permisos. Por ende, Don Manuel es a todas luces un señor belicoso pero, al parecer de los tribunales, notoriamente incompetente. Ya en las últimas semanas supimos de sus más recientes eructos sulfurosos en materia de ductos.

CFEMKT (1)

Así se comportaba Manolo cuando era tan solo un molestísimo grillo. Empero, de entonces para acá, Don Manuel devino en algo aun más terrorífico. Él es hoy la cabeza (si es que la tuviere) del aún monopolio en la prestación del servicio público de la energía eléctrica. En cristiano, Bartlett controla el switch de toda la luz en México. Esta vez, Manolo no amenaza con el largo brazo de la justicia. Sino con algo mucho peor; ahora, que tiene el control operativo del gorila de 300 kilos, amenaza con hacer papilla del mercado. Y lo hará de la manera siguiente. Dará el primer golpe bajo con las tarifas de transmisión. Podrá haber privados generando pero se tendrían que tragar su flujo eléctrico, si no cuentan con una tarifa de transmisión competitiva. Suena a que Don Manuel instruirá a la CRE para que revise las tarifas de transmisión a la alza. Qué curioso un mundo en el que un regulado le manda tareas a un regulador. Claramente, se trata de un mundo en el cual desaparece el regulador y, por ende el mercado.

Otro embiste de Bartlett, consiste en no volver a recurrir al sistema de subastas a largo plazo, en las que concurrieron muchos particulares a tarifas muy bajas. Aunque conceptualmente este hecho es lamentable, pues se elimina una manifestación del mercado eléctrico, en los hechos, las Energeeks dudan mucho de la trascendencia de estas subastas. Lo que se perdería, en todo caso, es la posibilidad futura de que estas subastas funcionen. Lo ganado mediante ellas, hasta el momento, ha sido realmente poca cosa.

CFEMKT

Por último, el maquiavélico Manolo sí pretende utilizar los mecanismos de mercado en perjuicio del mercado mismo. Whaaat?!? Según lo que entendemos de su verborrea beligerante, éste pretende crear una sobreoferta de Certificados de Energías Limpias, al incluir a las centrales de generación legadas dentro de este esquema. Por ende, al haber más oferta de Certificados de Energías Limpias, éstos bajarán de precio y así, se mermarán los incentivos para financiar mediante ellos.

Sobre esto último, si no entendieron nada, no se preocupen. Nosotras tampoco.

De tal Talos, tal astilla. ¿Quién debe operar Zama 1?

Los que de una manera u otra pertenecemos o somos afines a creencias míticas mediterráneas, conocemos el llamado “mal de ojo”. Cuando por azares del destino poseemos algo muy envidiable tememos que algún codicioso lo taime con solo mirarlo. De ahí que en las zonas donde pululan personajes mediterráneos es posible encontrar, entre otras chácharas, colgajos, dijes o llaveros con un ojo azul, por lo general hecho de vidrio. Estos ojos los vemos en coches, cunas, caballos e incluso, en los cuellos de mujeres hermosas para ahuyentar a los envidiosos. Talos Energy debió haber colgado uno en la boca del pozo Zama.

Mal de ojo

Zama-1 ha sido, junto con Amoca de Eni, el pozo más cacareado por las autoridades energéticas del gobierno de Enrique Peña Nieto. En el afán de presumir las bondades del modelo abierto, la Secretaría de Energía puso un reflector muy grande sobre este descubrimiento. Ahí comenzó una polémica importante sobre a quién le correspondía el mérito del hallazgo. La comentocracia estaba dividida por tratarse, según el mismo dicho de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, de una zona harto explorada por Petróleos Mexicanos. De tal suerte, algunos argumentaron que Talos no requirió grandes esfuerzos para lograr el hallazgo, toda vez que ya contaba con información geológica sustantiva proveniente de Pemex. Otros alegaron que, al no requerir Petróleos Mexicanos dicha área en la Ronda Cero, podemos decir que Pemex voluntariamente renunció a su derecho de explorarla y explotarla. Por estas razones esta área quedó en manos del Estado y fue licitada y luego ganada por el consorcio de Talos, Sierra y Premier que han sido proclamados descubridores de un pozo milagroso.

La alharaca en torno a Zama puso en guardia incluso a funcionarios del gobierno de Peña. CNH reiteró la afirmación de Talos de que se trataba de un descubrimiento en el sentido estricto. Luego de la declaración del órgano regulador, el mismo Pepe Toño González Anaya declaró que no era un descubrimiento como tal, porque Pemex ya sabía de la existencia de esos recursos pero no de su magnitud. luego, Burundanga (Pemex) le respondió a Muchilanga (CNH) que no solo sabía de la existencia de esos recursos, sino que el pozo había tocado un área de asignación perteneciente a Pemex. Insistimos: Talos debió haber colgado su ojito azul de vidrio en la boca del pozo de Zama. El mal de ojo estaba echado.

Mal de ojo (1)

De los reclamos de Pemex de que se trata de un yacimiento compartido surgió la idea de celebrar uno de los nunca suficientemente abominados e invariablemente dolorosos, contratos de unificación de yacimientos. Un contrato de tal naturaleza suele obligar a empresas muy disímbolas y con prácticas corporativas potencialmente incompatibles a volverse socias de un proyecto. Es algo así como un matrimonio de conveniencia pero con petróleo de por medio. Las partes se juntan porque les conviene pero no necesariamente porque se aman. El petróleo que hay de por medio es lo que los une pero nada más. En un contrato de unificación de yacimientos se elige a un solo operador para llevar las operaciones conjuntas. El sentido común dictaría que, ya que Talos ha sido el operador que descubrió el potencial real de los recursos, éste mismo debería ser el operador designado. Cuando se unifica un yacimiento, la práctica internacional dicta que no es necesariamente la parte con mayor interés económico la que debe ser el operador, sino la parte más diligente. Claramente a nuestro juicio si Pemex renunció al área en la Ronda Cero, por ignorar su potencial y Talos lo descubrió, es este último el que debe ser considerado como el más diligente. Sin embargo, ahora Pemex, bajo la batuta del presidente López Obrador y con Romero Oropeza de primer violín, reclama su derecho a ser el operador del yacimiento unificado. El presidente ha pedido respeto al yacimiento, cuando los yacimientos no existen para ser respetados, pero los pactos sí. Y fuera del tema de la santidad de los pactos, está la falta de criterio en tanto a la elección del operador que mejor conviene a los intereses de México. Díganos ustedes: ¿qué empresa debe operar Zama-1? ¿La que ignoró su potencial y la cedió en la Ronda Cero o la que tras haber ganado un contrato lo descubrió?

De tecnocracia a tuercacracia: la tiranía de los Inges

Nunca hemos considerado que una disciplina de conocimiento sea superior a otra. Los saberes no son competitivos sino complementarios. El sector energético es interdisciplinario por excelencia. Quien niegue o supedite la validez de una rama profesional lo hará por ignorancia y por soberbia. Ninguna combinación podría ser tan letal para una industria.

A lo largo de nuestra ya larga vida en el sector hemos escuchado muchas estulticias. Las que se llevan la palma y el cetro en esta administración son las consistentes en denigrar a ciertos tecnócratas por el origen de su casa de estudios. Había que purgar a la SENER, a la CNH y a la CRE de los economistas del ITAM o cualquier cosa que se pareciera a ello. Un caso ejemplar fue el de la purga del último de los tecnócratas. Casi tan vomitivo como el ITAM es el Tecnológico de Monterrey de donde viniera Don Carlos Urzúa. Este técnico le causó un coma diabético al sistema, como si el mismo Carlitos le hubiera inyectado FEMSA por las venas. Ahora la llave la tienen los ingenieros. Nada malo con eso. El problema es que varios de los ingenieros que hoy llevan la batuta no respetan a nadie que no sepa llenar una hoja de cálculo. En declaraciones de la Secretaria de Energía en una entrevista con Alejandro Cacho en el Heraldo TV, la ingeniera descalificó las críticas de varios expertos respecto de la viabilidad de la refinería porque “no somos refinadores”. Es verdad, muchos de los que hemos cuestionado la viabilidad de la nunca suficientemente denostada y sobradamente abominada refinería no somos refinadores. Somos financieros, economistas, abogados, actuarios, matemáticos y otras disciplinas para nada despreciables en su relevancia. No necesitamos haber estado dentro de una torre catalítica para saber cuando un proyecto podría funcionar en todas sus dimensiones. El que tiene en mano la llave de tuercas podrá apretarlas pues eso es lo que en su leal saber y entender le corresponde. Y repetimos: no criticamos a los del overol, botas y casco pero sí pedimos que se reconozca que, así como nosotros tenemos limitaciones en nuestro ámbito de conocimiento, lo mismo puede decirse de ellos. 

tuercacracia

Un ejemplo claro es la designación del maestro refinero en la Comisión Reguladora de Energía. Aplaudimos casi una centuria de su experiencia en la fábrica de refinados. Sin embargo, no se le ve trayectoria alguna en materia de políticas públicas y regulación. El sector ahora parece un mural de Diego Rivera en donde marchan los obreros con su overol, su casco y sus botitas.  Es la imagen de dictadura de la tuercacracia. Ahora bien, respecto de la misma Secretaria, que tanto alardea sus conocimientos técnicos, sus mismos colegas le han reprochado extrema ignorancia. La ingeniera Nahle lleva más tiempo aposentada en la tribuna, gritándole a las paredes, que produciendo un barril de nada. La Secretaria de Energía es formalmente una ingeniera pero materialmente una grilla, como lo decimos los despreciables abogados.

tuercacracia (1)

El desprecio a los saberes es en extremo peligroso. Es más grave cuando este desprecio lo encarnan personas que descalifican sin los instrumentos más elementales para construir alternativas. Desde la tribuna los insultos y las descalificaciones son de lo que se vale una oposición ignorante para detener el progreso de un país. Pero un gobierno no existe para apretar las tuercas de la gente pensante. Eso es tiranía.